La odisea de comprar regalos a último momento

Categories: Consejos, Experiencias, Regalos

 

En muchas ocasiones durante el año es necesario hacer regalos. Se acerca un cumpleaños, un aniversario o una ocasión especial y ¿qué mejor que sorprender a esa persona querida con un buen regalo? Siempre es recomendable no dejar la búsqueda del regalo perfecto para último momento, pero eso rara vez pasa.

El escenario tiende a ser el siguiente:

5:30 pm – ¿Cuándo era el cumpleaños? ¿¡HOY!? Uuuhhhh me re olvidé… ¡¿qué le doy?!

Entonces decidimos hacer una “escapada” rápida desde el laburo a algún shopping para comprar una remera o algo por el estilo que diga: “me acorde a último momento, pero no llegue con manos vacías”, pero nunca es tan simple.

6:00 pm – Para empezar en el mismo momento en que nos acordamos que teníamos que comprar un regalo, el reloj comienza a estar en nuestra contra y las horas se recortan a la mitad. Decidimos ir en auto hasta el shopping para ahorrar tiempo, pero en cuanto nos subimos al auto, todo el país decidió salir a dominguear.

7:20 pm – Después de muchos semáforos, insultos y aceleradas, llegamos al shopping, y pensamos: “Ufff bueno ya llegue, ahora compro algo y llego al cumpleaños con tiempo de sobra”. Pero no… justo ese día empezaron las liquidaciones, así que el shopping está colapsado con chicas desesperadas por aprovechar todas la promos existentes y lo que era una “escapada” se convirtió en una batalla campal por conseguir por lo menos unas medias.

7:35 pm – Finalmente logramos conseguir un suéter, y si bien ya está llegando el calor de la primavera, decidimos seguir adelante y que después lo cambie por lo que quiera. Nos acercamos a la caja y el vendedor, ya saturado de tanta gente y caos de compras, nos dice con una semi-sonrisa: “la cola es alla atrás”, a lo que levantamos la cabeza y vemos como la cola se extiende hasta la esquina más alejada del local.

ATENCIÓN: Este es el momento en el que realmente dudamos si nos quedamos a realizar la compra o no. Tiende a ser no más de un minuto de pensamiento, reflexión y decisión, pero un minuto crucial para nuestra presencia en el cumpleaños con o sin un regalo.

7:36 pm – Decidimos quedarnos y realizar la eterna cola, pero nuestra cabeza nos empieza a pasar una mala pasada. No sólo está pendiente de lo tarde que vamos a llegar sino que también pensamos una gran y variada cantidad de ideas.

 

  • Idea N° 1: Seguro que en casa le podía armar algo re copado, un arreglo frutal o sino en internet seguro que encontraba como hacer alguna figura de origami.  Mhhh mejor no.
  •  Idea N° 2: ¡Ya se! ¿Y si le regalo lápices? ¡En casa tengo una caja y están casi nuevos! Mhhh mejor no.
  • Idea N°3: Sino siempre puedo ir al kiosco y le compro una bolsa de golosinas. Eso con una abrazo y estamos, total lo que importa es la intención, no? Mhhh mejor no.

 

 

A todo esto, ya son las 8:15 pm y todavía tenemos 5 personas delante nuestro, a lo que pensamos una sola cosa: “¿Puede ser que comprar un regalo sea siempre algo tan complicado? La respuesta es no.  Hacer un regalo debe ser un verdadero placer con el único objetivo de sorprender a alguien. Si alguna vez tuviste una experiencia similar a esta, te recomendamos  que la próxima vez te ahorres los problemas y regales una experiencia de Flipaste.

 

-          ZC.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posts Relacionados

Related posts has been disabled.